Distribución de las “Pancartas d’Artista” en la calle y una buenissíma acogida por parte de los vecinos, ciudadanos y transeuntes en general!

PROYECTANDO NUEVAS MIRADAS (Sergi Berzosa)

La exposición celebrada el jueves día 15 de Diciembre en La Capella ofreció una nueva visión sobre el espacio artístico expositivo. El componente singular, sin duda alguna lo marcó el proceso creativo que se vio expuesto en cada obra y en el que se pudo percibir las diferentes fases que sufrió la obra, tales como la preparación, la incubación, la iluminación y la verificación, brindando al más curioso la posibilidad de captar a través del proceso de cada obra, los momentos estimulantes en los que se encontró el artista sumergido durante todo el proceso. Me gustaría poner al frente una de las obras que más despertó mi curiosidad a mi gusto, y con ello doy constancia de “La tendencia a la complejidad” por Victor Nyberg. Tengo que reconocer que tuve el privilegio de acudir a la inauguración del propio artista, y entender las batallas mentales que sufrió para poder ofrecer un resultado tan acertado como el que expuso. De entrada, la obra suscita caos geométrico que poco después se traduce en orden, y es que a pesar de la noción preconcebida acerca de la simplicidad que nos puede provocar la obra en un primer momento, acarrea todo un umbral complejo que sigue un método. Un sistema puede ser complejo en tanto que el diseño lo requiera. También puede ser complejo en cuanto a la forma en que está diseñado o incluso la solución del propio diseño. Sin duda alguna, el artista supo escoger el ajedrez como diseño y forma ideal a deshuesar para la correcta difusión de su mensaje. La utilización de una escala de grises para interpretar los movimientos sufridos con el tiempo durante cada jugada dejan ver el proceso del juego y a la vez culminar en un resultado nunca mejor dicho “complejo”. Es interesante pensar que se podría llegar, tal y como dijo el propio artista, al mismo resultado visual si se sigue la misma jugada, y es que incluso lo que parece aún más complejo no deja de moverse dentro del pensamiento racional, y por consiguiente dentro lo lógico y razonable que parte de lo más simple. El proceso creativo de Victor Nyberg muestra como a veces lo que consuma en lo más complejo no deja de ser lo más simple si se entienden a priori los pasos que originaron dicho caos.

En contraste a la obra de Víctor Nyberg pongo en segundo lugar la obra de Sofia Mataix “Modelar o ajustar a un modelo con las manos”, donde la artista dejó caer un mensaje  que independientemente del tópico central de la obra, consumó en una clara visualización de la evolución histórica de la artesanía. En un extremo la revolución industrial y el consumismo avanzado se ven empequeñecidos en un plato, nunca mejor dicho de Ikea, y en el otro extremo, el trabajo del artesano y el consumismo limitado comprimidos en un plato realizado artesanalmente por la propia artista. Por un lado la obra suscita evolución y por otro queja. Evolución en tanto que gracias a la puesta en escena de dos piezas totalmente distintas en cuanto a su proceso creativo, se ve claramente como la maquinaria y las automatizaciones han hecho mella en el mercado y en el producto. Y queja en tanto que, no cabe duda que la artesanía se haya visto atropellada por aquellos productos procedentes de procesos industriales de bajo coste, con gran similitud a los artesanos, pero a menor precio y calidad. Y cuando me remito a calidad me refiero al plato artesanal, que conserva la calidez y ternura con la que se ha creado - pequeñas características que antiguamente prorrogaban la vida del objeto. Dos estereotipos que la artista pone claramente en evidencia al contraponerlos y mostrar la dificultad y sufrimiento para la creación de cada uno de ellos. Creo que la forma en la que expuso ambos platos sobre una mesa larga en forma rectangular y sobre un mantel, con un punto de bloque de color blanco, acertaron en tanto que se refleja esa distancia entre el modelado o copia artesanal y humana y el plato ideal que marca esa idea contemporánea de soberanía sobre la naturaleza, es decir, la tecnología como fuente para gobernar la naturaleza, además de implicar todo un mundo conceptual que está muy marcado, la mesa, la comida, el altar, etc. Si se me deja indagar en un último detalle, me gustaría dilucidar una pequeña idea que podría ir muy de acuerdo con la obra de Sofia Mataix, y con ello doy constancia del reciente movimiento artístico contemporáneo conocido como arte relacional. La obra serviría como estudio antropológico si se utilizara como arte relacional invitando aquellos sujetos a comer en cada uno de los dos extremos de la mesa sin mencionarles previamente quien ha realizado cada plato y cual es la finalidad de la obra, dejando elegir  a su libre albedrío el bando donde sentarse, de tal manera que se hallarían dos tipos de sujetos: los pejigueros empedernidos que son muy especiales allí donde comen conocidos más como los superficiales y los atentos que saben apreciar el trabajo artesanal.

Inauguración 15 de diciembre 2011. Fotos de Carmé Baltà Badia.

PANCARTA D’ARTISTA

Fotos de l’estampació de les pancartes

PANCARTA D’ARTISTA

Fotos del material i de la primera fase d’elaboració de les “Pancartes d’Artista”

(0 plays)

Trabajo en proceso (Huellas)

RUIDO

Hay muchas formas de conocer una ciudad o un barrio, por ejemplo visualmente y luego, cuando se distancia uno un tiempo, vuelve, reconoce y con ello se evoca a sí mismo. Ya se sabe que la memoria es altamente creativa, que es capaz de inventar cosas que nos cuela por tan ciertas como lo que estamos constatando ahora. Uno de los reservorios más leales de recuerdos son los sonidos- ruidos, sobre todo los ruidos sociales, los ruidos con clave de utilidad. Hay ejemplos comunes: Como las motos,camiones etc..

Contrario al ruido combativo ,existen muchos otros , característicos de cada tramo de calle, de barrio y de una ciudad en concreto. Muchos de estos sonidos pueden parecer banales en un primer momento, pero si los escuchamos con atención son como las placas con su nombre.

Estamos construyendo un mapa sonírico del barrio del Raval, donde podemos escuchar todo el recorrido de las calles que la conforman. Des de un punto de vista auditivo ,podemos centrarnos con más exactitud en lo que sucede en cada área del barrio, constituyendo así un recorrido más fiel a la memoria que el visual, plasmándolo como si de un electrocardiograma se tratara podemos ver en que tramos se concentran más sónidos o por el contrario la ausencia de estos.

Durante la exposición vamos trabajando los planos soníricos hasta poder registrar todas las calles, podréis ver todo este proceso in situ en la capella.

(Source: invitación)